Fuente: Tierrapura.org

Versión original: The Exposé

Traducido de expose-news.com por Tierrapura.org

Millones de personas han muerto “repentinamente” por fallas cardíacas, según datos oficiales de más de 30 países

Una vacuna COVID-19 que tenga efectos adversos sobre el corazón podría provocar millones de muertes súbitas si se distribuyera ampliamente y se administrara a una parte importante de la población. Esto se debe a que el corazón es un órgano vital que desempeña un papel crucial en el mantenimiento del correcto funcionamiento del organismo.

Por desgracia, al menos dos vacunas Covid-19, producidas por Pfizer y Moderna, que sí tienen un efecto adverso sobre el corazón, se han administrado ya a millones de personas en numerosas ocasiones, y es muy probable que ésta sea la razón por la que el mundo ha registrado millones de muertes en exceso desde que se pusieron en circulación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es una organización intergubernamental con 38 países miembros fundada en 1961 para estimular el progreso económico y el comercio mundial. Y por alguna razón, albergan una gran cantidad de datos sobre el exceso de muertes. Puede encontrar esos datos por sí mismo aquí.

El siguiente gráfico revela lo que encontramos en términos de exceso de muertes en los “Cinco Ojos”, una alianza de inteligencia formada por Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos, y otros 27 países europeos.

Desgraciadamente, los informes oficiales publicados por los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido y la mayor parte de Europa confirman que se han registrado 1,8 millones de muertes en exceso desde la implantación masiva de las inyecciones de Covid-19.

Los mismos datos encontrados en el sitio de la OCDE revelan también que Estados Unidos se enfrenta a una devastadora pérdida de vidas entre sus niños y jóvenes adultos.

Según cifras oficiales de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), casi medio millón han perdido la vida desde que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) concedió la autorización de uso de emergencia de la vacuna COVID-19.

Esto supone un devastador exceso de 118.000 muertes en comparación con la media de 2015-2019.

Un posible escenario en el que una vacuna COVID-19 con un efecto adverso sobre el corazón podría provocar millones de muertes súbitas es si causara un aumento repentino e inesperado del riesgo de infarto de miocardio o paro cardíaco. Esto podría ocurrir si la vacuna COVID-19 causara inflamación o daños en el músculo cardíaco, lo que provocaría un debilitamiento del corazón y un mayor riesgo de problemas cardiacos.

Por desgracia, es bien sabido que las vacunas Covid-19 pueden causar miocarditis, especialmente entre hombres jóvenes y sanos, adolescentes y niños. Así lo han confirmado las autoridades reguladoras de medicamentos de todo el mundo.

La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco que puede provocar la muerte súbita si no se trata adecuadamente.

En adultos y niños jóvenes y sanos, la miocarditis puede ser especialmente peligrosa porque puede no causar ningún síntoma hasta que la afección ha progresado a una fase grave. Esto significa que las personas pueden no darse cuenta de que tienen miocarditis hasta que experimentan un episodio cardíaco repentino y potencialmente mortal.

Los síntomas de la miocarditis pueden incluir dolor torácico, dificultad para respirar, fatiga y ritmos cardíacos anormales. Si no se trata, la miocarditis puede provocar insuficiencia cardiaca, paro cardiaco y muerte súbita cardiaca.

Es muy probable que ésta sea la razón por la que una investigación de las cifras oficiales publicadas por Public Health Scotland en abril de 2022 puso de manifiesto que se había producido un aumento del 67%, en comparación con la media histórica, en el número de personas de entre 15 y 44 años que sufrían infartos, paros cardiacos, miocarditis, ictus y otras enfermedades cardiovasculares desde que a este grupo de edad se le empezó a ofrecer la inyección de Covid-19.

Desgraciadamente, un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. ha demostrado que el riesgo de miocarditis tras la vacunación con COVID ARNm es unas 133 veces mayor que el riesgo de base en la población.

Esto significa que la vacunación con Covid aumenta en un 13.200% el riesgo de padecer miocarditis, una enfermedad autoinmune que causa inflamación del corazón.

Mientras tanto, el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI) del Reino Unido ha revelado que el número de niños de 5 a 11 años que desarrollarán miocarditis debido a las inyecciones de Covid-19 es hasta 815 veces mayor que el número de niños que se evita que ingresen en la UCI gracias a la inyección de Covid-19.

El JCVI admite que para evitar 0,5 ingresos en la UCI entre niños de 5 a 11 años debido a Covid-19, será necesario vacunar a 1,9 millones de niños con 2 dosis de la inyección de Pfizer, lo que significa que habrá que administrar 3,8 millones de dosis para evitar 0,5 ingresos en la UCI.

Esto se traduce en 0,13 ingresos en la UCI evitados por cada millón de dosis administradas.

Sin embargo, en otras partes de los consejos publicados por el JCVI se afirma que las reacciones adversas graves entre los niños son extremadamente raras, y se cita un estudio realizado por los CDC de EE.UU. en el que se concluye que se han notificado 2 casos de miocarditis relacionada con la vacuna por cada millón de dosis de vacuna Covid-19 administradas.

Por tanto, estas cifras por sí solas demuestran que el número de niños de entre 5 y 11 años que desarrollarán miocarditis debido a las inyecciones de Covid-19 es al menos 16 veces mayor que el número de niños que se evita que ingresen en la UCI gracias a la inyección de Covid-19.

Pero los 2 casos de miocarditis por cada millón de dosis administradas se subestiman enormemente, como ha confirmado un reciente estudio científico publicado en la Red JAMA y realizado por científicos para los CDC, la FDA y varias otras organizaciones. Según los autores del estudio, la tasa asciende a 105,9 casos de miocarditis por cada millón de dosis administradas.

Por tanto, en realidad, el número de niños de entre 5 y 11 años que desarrollarán miocarditis debido a las inyecciones de Covid-19 es hasta 815 veces mayor que el número de niños que se evita que ingresen en la UCI gracias a la inyección de Covid-19.

Además del potencial de efectos cardiacos directos, una vacuna COVID-19 con un efecto adverso en el corazón también podría tener consecuencias indirectas para la salud de la población.

Por ejemplo, si la vacuna COVID-19 causara un número significativo de eventos cardiacos, podría provocar una sobrecarga en el sistema sanitario, ya que los hospitales y las clínicas se esforzarían por tratar la afluencia de pacientes con problemas relacionados con el corazón. Esto podría provocar retrasos en el tratamiento y un aumento de la tasa de mortalidad de las personas con problemas cardíacos.

Desgraciadamente, sabemos que esto es lo que ocurre en muchos países, especialmente en el Reino Unido, donde el 29 de diciembre se confirmó que tres centros del NHS y servicios de ambulancias estaban en “alerta roja” debido a la “presión postnavideña”.

También sabemos que no hay camas disponibles en tres hospitales de Hampshire, lo que obliga al NHS a restablecer los incidentes críticos en todo el condado.

También sabemos por el Gobierno del Reino Unido que las tasas de mortalidad son más altas entre los vacunados y más bajas entre la población no vacunada en cada grupo de edad.

Las cifras se pueden encontrar en un informe titulado ‘Deaths by Vaccination Status, England, 1 January 2021 to 31 May 2022’, y se puede acceder a él en el sitio de la ONS aquí, y descargarlo aquí.

El siguiente gráfico muestra las tasas mensuales de mortalidad estandarizadas por edad según el estado de vacunación entre las personas de 18 a 39 años para las muertes por No-Covid-19 en Inglaterra entre enero y mayo de 2022 -.

En todos los meses desde principios de 2022, los jóvenes de 18 a 39 años parcialmente vacunados y doblemente vacunados han tenido más probabilidades de morir que los jóvenes de 18 a 39 años no vacunados. Sin embargo, los jóvenes de 18 a 39 años vacunados tres veces han tenido una tasa de mortalidad que ha empeorado cada mes tras la campaña masiva de refuerzo que tuvo lugar en el Reino Unido en diciembre de 2021.

En enero, los jóvenes de 18 a 39 años con triple vacunación tenían una probabilidad de morir ligeramente inferior a la de los jóvenes de 18 a 39 años sin vacunar, con una tasa de mortalidad de 29,8 por 100.000 entre los no vacunados y de 28,1 por 100.000 entre los triplemente vacunados.

Pero todo esto cambió a partir de febrero. En febrero, los jóvenes de 18 a 39 años vacunados triplemente tenían un 27% más de probabilidades de morir que los jóvenes de 18 a 39 años no vacunados, con una tasa de mortalidad de 26,7 por 100.000 entre los vacunados triplemente y de 21 por 100.000 entre los no vacunados.

Lamentablemente, las cosas han empeorado aún más para los vacunados triples en mayo de 2022. Los datos muestran que los jóvenes de 18 a 39 años vacunados con la triple tienen un 52% más de probabilidades de morir que los jóvenes de 18 a 39 años no vacunados en mayo, con una tasa de mortalidad de 21,4 por 100.000 entre los vacunados con la triple y de 14,1 entre los no vacunados.

Sin embargo, las peores cifras hasta la fecha se registran entre las personas parcialmente vacunadas: en mayo, las personas de 18 a 39 años parcialmente vacunadas tienen un 202% más de probabilidades de morir que las personas de 18 a 39 años no vacunadas.

Los dos gráficos siguientes muestran las tasas mensuales de mortalidad estandarizadas por edad según el estado de vacunación para las muertes no relacionadas con la Covid-19 en Inglaterra entre enero y mayo de 2022 para todos los grupos de edad.

Puede leer una investigación completa de las cifras anteriores desglosadas por grupos de edad aquí.

Pero en conclusión, una vacuna COVID-19 con un efecto adverso sobre el corazón está teniendo consecuencias graves y mortales ahora que ha sido ampliamente distribuida y administrada a una parte significativa de la población.

Nota de OVALmedia: En el documental The Big Reset (ver a través de este enlace), se lanza una mirada a las vacunas a través del microscopio, además de dar voz a varios especialistas críticos.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?