Fuente: De Andere Krant

Autores: Ido Dijkstra y Cees van den Bos

Traducción: FP para OVALmedia

La programación predictiva es la teoría según la cual se puede controlar el comportamiento de las personas exponiéndolas a acontecimientos futuros a través de los medios de comunicación. El investigador Cees van den Bos, conocido por muchas revelaciones de los documentos Wob, analizó la película de 2011 Contagio y muestra que el guión de la película coincide en detalle con la crisis que comenzó en 2019.

En 2011 se estrenó la película «Contagio» (en inglés Contagion), protagonizada por los actores Matt Damon, Kate Winslet, Laurence Fishburne y Jude Law, entre otros. El guión recuerda sospechosamente a la crisis del coronavirus: una empresaria estadounidense, interpretada por Gwyneth Paltrow, se infecta en Hong Kong con un virus desconocido liberado en el cuarto trimestre del año. Ella, y más tarde su hijo pequeño, mueren a causa de lo que los virólogos denominan MEV-1. Desde luego, no es la única: en China, la gente a veces cae literalmente muerta en las calles.

Causa: un murciélago en un desagradable mercado chino en el que la higiene es lo de menos. Para entonces, aislar el virus es técnicamente imposible. El resto del mundo, incluido Estados Unidos, donde se desarrolla principalmente la película, también se ve afectado por el virus. Esto hace que los organismos, especialmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), tomen un firme control para limitar más sufrimiento a la humanidad.

Según un equipo de expertos, el virus se está propagando por los continentes a la velocidad del rayo a través de la contaminación superficial. Picaportes, grifos, personas enfermas y sanas (asintomáticas) se convierten de repente en fuentes potenciales de infección. Las autoridades idean todo tipo de medidas para evitar una mayor propagación: distanciamiento social, toque de queda, encierros, tapabocas, desinfección de manos, puesta en cuarentena de personas (sanas) y cierre de partes de la sociedad, como escuelas (deportivas).

El hilo conductor del thriller es la espeluznante carrera contrarreloj para desarrollar una vacuna. Es un proceso plagado de baches, ya que se necesita la aprobación para realizar ensayos responsables en humanos y hay que acelerar el proceso de producción y distribución, ya que el MEV-1 deja un rastro de destrucción cada día. Por tanto, hay que saltarse la norma científica, dice el consenso, ya que la vacuna producida por la industria farmacéutica es la única salida a la crisis. «Las acciones de las empresas farmacéuticas se disparan a cotas sin precedentes», se menciona en la película.

Poco a poco, la sociedad se ve sometida a una gran tensión, ya que hay disidentes que se ponen en acción para luchar contra la narrativa de los gobiernos. Por ejemplo, hay un periodista alternativo, Alan Krumwiede (interpretado por Jude Law), que sugiere la idea de que el virus es un arma biológica. Lo mismo suponen ahora muchos observadores sobre el virus SARS-Cov-2, incluido el crítico de la vacuna y candidato presidencial Robert F. Kennedy Jr. Krumwiede pronto se convierte en un difusor de desinformación social. En un momento dado, este reportero enferma él mismo y se aventura con los medicamentos alternativos Forsynthia y Ribavirin, elogiados en Internet.

¿»Internet»? ¿Y tú te lo crees? – No lo sé», suena entonces cínico en Contagio. La escena recuerda mucho al asunto de la ivermectina y la hidroxycloroquina, los principios activos prohibidos en Europa y Estados Unidos.

Los paralelismos entre la película y la realidad de la crisis van mucho más allá. El Departamento de Seguridad Nacional -la versión estadounidense del Coordinador Nacional para la Lucha contra el Terrorismo y la Seguridad (NCTV)- también interfiere activamente en la respuesta a la crisis. Hay control del comportamiento, manifestaciones de personas que no creen en la narrativa y, en un momento dado, columnas militares recorren las calles porque los directores de funerarias no pueden hacer frente al gran número de muertes. Recuerda a las escenas de 2020 en Bérgamo, Italia. Lo más extraño de la película es un interludio en el que alguien que se parece sospechosamente a Bill Gates, pero sin gafas, aparece en un cartel con el texto «¿Profeta o beneficio?» escrito debajo. Este autodenominado filántropo ha sido un héroe para algunos desde 2020 porque invirtió sus miles de millones en vacunas. Pero muchos pensadores críticos sospechan que es uno de los artífices de la crisis.

Estas son sólo algunas de las similitudes entre Contagio y la crisis de la corona. ¿Es una coincidencia o se trata de programación predictiva? Para muchos, la programación predictiva es una noción ridícula. Pero, tal cantidad de similitudes hasta el nivel de detalle, ¿todavía puede clasificarse como coincidencia? Curiosamente, en una entrevista con Business Insider en 2020, el actor Law dice lo siguiente: «Cuando se rodó Contagio, había médicos y virólogos allí para aconsejarnos, hombres extraordinarios. Todos ellos nos dijeron: no es cuestión de si va a llegar una pandemia así, sino de cuándo. Recuerdo que desde entonces pensaba en la idea de tocarse la cara hasta 10.000 veces al día, sin lavarse las manos. Después de la película, eso quedó incrustado en mi sistema, pero también volvió a filtrarse poco a poco».

El multimillonario Skoll y actores de Hollywood como promotores de la crisis

El productor de Contagio es el empresario de Internet, autoproclamado filántropo y multimillonario Jeff Skoll. A menudo se le menciona al mismo tiempo que a Bill Gates, ya que Skoll también invierte en la industria de las vacunas y en organizaciones no gubernamentales (ONG) y participa en la «preparación para pandemias» con su Fundación Skoll. También hay que destacar que todos los actores de la película de 2011 participaron en la promoción de la versión gubernamental de la crisis del coronavirus. Kate Winslet, por ejemplo, afirmó que el virus Sars-Cov2 puede sobrevivir durante días en la superficie de un objeto. Por ello, abogó por lavarse las manos con jabón y consideró irresponsable que la gente siga trabajando en supermercados. Matt Damon se mostró crítico con los escépticos de las vacunas y, al igual que Gwyneth Paltrow y Marion Gotillard, abogó por escuchar a los „expertos y científicos“. Laurence Fishburne, que interpretó el papel de director de los CDC en la película, subrayó la importancia de las intervenciones conductuales, como el distanciamiento social, quedarse en casa, lavarse las manos y escuchar a las autoridades. La banda de rock U2, que compuso la música para la película, también impulsó las políticas oficiales y las vacunas donando 10 millones de dólares al Fondo de Ayuda contra el Covid de Irlanda e impulsó un proyecto para aumentar la accesibilidad a las vacunas.

Hay más indicios de que la crisis ya se dejó entrever antes en los medios de comunicación. En la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, por ejemplo, se montó un espectáculo de aspecto tenebroso. Bolas de virus, enfermeras bailarinas y un muñeco de Boris Johnson en una cama de hospital dominaban el escenario. Ocho años después, el entonces primer ministro británico „contrajo el covid-19“ y pasó una breve temporada en un hospital.

La programación predictiva, teoría formulada por primera vez por el investigador independiente Alan Watt, va más allá de la crisis de la corona. En concreto, la serie de animación Los Simpson, que debutó en televisión en 1989, suele considerarse una fuente de programación sutil. En sus más de 700 episodios, se han predicho muchos acontecimientos mundiales. En 2000, por ejemplo, Lisa Simpson dijo que Trump llegaría a la presidencia, algo que ocurrió en 2016. En 2008, los dibujos animados mostraron un fraude informático en el voto en las elecciones presidenciales, cuatro años más tarde ocurrió realmente en la carrera hacia la Casa Blanca entre Mitt Romney y Barack Obama. ¿O qué decir de Bart Simpson sosteniendo una revista en 1997 que mostraba el 11-S de Nueva York?

5 (1)